Fincas modelo: pilotos para salvar lago en Nicaragua

Fincas modelo: pilotos para salvar lago en Nicaragua

08/10/2019
Selene Casanova
Selene Casanova
Communications | Latin America & International

"Los que visitan mi finca siempre me dicen lo hermoso que es este paisaje", dice José María Torres, tratando de ocultar su orgullo. El agricultor y presidente de la cooperativa hortícola COOSMPROJIN no miente. Desde su propiedad de 3,5 hectáreas ubicada en una colina a 1.200 metros sobre el nivel del mar, se puede ver el lago Apanàs, el tercero más grande de Nicaragua, en un marco entre 50 tonos de verde.

En su "pequeña granja", como José la llama cariñosamente, hay aire fresco por todas partes. Su casa está construida con tablas de madera y se asienta en la parte más alta del terreno, rodeada de un pequeño bosque a un lado y de una parcela de col al otro. Desde la parcela se tiene una vista del lago, que es un depósito de agua artificial construido hace 55 años para generar electricidad. En 2001, la UNESCO declaró el lago sitio RAMSAR (un humedal de importancia internacional) para preservar su hábitat de biodiversidad.

Desafortunadamente, este hermoso paisaje está en peligro de desaparecer en los próximos 5 años debido a los altos niveles de deterioro ambiental a los que ha sido expuesto.

Apanás es un paisaje productivo

Nicaragua cuenta con aproximadamente 350.000 agricultores, de los cuales 15.000 cultivan hortalizas. El 90% son pequeños productores (0,5 a 3,5 hectáreas), y el 60% de ellos se encuentran en Jinotega, el mismo departamento que alberga el lago de Apanás.

Las organizaciones y agricultores asociados que trabajan en la cuenca de este lago entregan sus hortalizas al grupo Walmart Subway, así como a otras cadenas alimentarias y PYMES nacionales e internacionales.

Es evidente que la alimentación de la población de Jinotega y del resto del país está vinculada a la vida de los habitantes de Apanàs.

MASLAGO: una visión de paisaje

En 2016, Rikolto estaba trabajando con las cooperativas hortícolas COOSMPROJIN, COOSEMPODA, SACLÌ y TOMATOYA para transformar de manera sostenible sus modelos de producción, administración y comercialización. En ese proceso, se hizo evidente la relación entre prácticas como la deforestación, el uso ineficiente del agua, el mal manejo del suelo y el uso de agroquímicos, y su impacto negativo en el lago y su paisaje.

En Rikolto, apoyamos a las organizaciones de agricultores para que pongan a prueba nuevas formas de colaboración con sus miembros productores y con el mercado en un esfuerzo por crear condiciones más favorables para sus miembros. Yendo más allá, les apoyamos para que se conviertan en actores activos y comprometidos en la cadena alimentaria para que puedan influir en los cambios a nivel de políticas, por ejemplo.

Guillermo Gutierrez Coordinador de proyecto MASLAGO de Rikolto

A la luz de esto, Rikolto propuso un nuevo enfoque para la "Gestión Sostenible del Paisaje". Ese mismo año, Guillermo Gutiérrez lanzó un grupo de múltiples interesados llamado MASLAGO y apoyó sus reuniones. MASLAGO promueve un enfoque innovador en el manejo de la tierra, enfocado en la creación de soluciones colaborativas que alivien la creciente presión sobre los recursos naturales, uniendo a los diferentes actores involucrados en la agricultura, la silvicultura, la energía, la pesca, la ganadería, el turismo, entre otros.

Actualmente, MASLAGO lo conforman 22 actores representantes de universidades, centros de investigación, cooperativas (hortícolas, pesca y café), la comunidad indígena, organismos no gubernamentales, empresas de insumos agrícolas y otras organizaciones con proyectos en la zona
Norvin Palma, Responsable de proyectos de La Cuculmeca

Norvin Palma, responsable de proyectos de La Cuculmeca es parte del comité núcleo, coordinador de MASLAGO, que como él mismo define, es un grupo de organizaciones locales que de manera voluntaria trabajan con un fin común: la protección y conservación del lago de Apanás.

En el proceso de conformación de la plataforma, un paso determinante fue comprender la problemática del lago y definir exactamente a que problemas debían apuntar, luego de un foro entre los actores y varias actividades de intercambio de información establecieron que la contaminación y la sedimentación son los objetivos en común a los cuales dirigirian sus esfuerzos.

La primera, causada por el mal manejo de desechos sólidos de actividades agrícolas y no agrícolas como envases plásticos, latas de aluminio, entre otros y la contaminación por actividades agrícolas por el alto uso de agroquímicos y residuos líquidos del procesamiento del café, que se infiltran en los suelos y por escorrentía llegan al lago. Esto puede tener efectos muy serios para la salud de la población y la biodiversidad (fauna y flora) a mediano plazo.

La sedimentación es la segunda amenaza.

Anualmente, los ríos Sisle, San Gabriel, Tomatoya y Jigüina depositan en el lago 4,000 toneladas de sedimentos, causados principalmente por la deforestación (200 hectáreas por año) y el uso intensivo del suelo en las áreas productivas.

“No voy a mentir aquí se está deforestando bastante y otro gran problema es el aumento de la población” dice don José Maria, quien ha sembrado unos 300 árboles desde el año 2010 justo cuando empezó a dedicarse a la producción de vegetales.

Entre las comunidades que circundan Apanás es común cortar los árboles para ampliar áreas de siembra, construir las casas y utilizar leña para cocinar, por lo que también se convierte en un medio para generar ingresos.

Empezamos a cambiar el paisaje… con ejemplos en el terreno

Disminuir el proceso erosivo y la contaminación que amenazan al lago son retos grandes, pero las organizaciones miembro de MASLAGO están acostumbradas a la magnitud de estos retos y ahora están unidas.

La Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (ANIFODA) es parte de la plataforma.

Cada año organizamos una campaña de reciclaje de envases vacíos de agroquímicos, con MASLAGO ampliamos el alcance gracias a que organizaciones como La Cuculmeca, la comunidad indígena, la Asociación Infantil Tuktan Sirpi y otras empresas privadas participaron el año pasado y el actual integrando a colegios y otros actores de la comunidad para recolectar no solo los envases, sino papel, cartón y otros materiales contaminantes del medio ambiente

Flor de Maria Rivas Directora Ejecutiva de ANIFODA

La campaña educativa de recolección y reciclaje de envases y otros desechos sólidos son algunas de las intervenciones conjuntas en las que se integra MASLAGO.

Actualmente, la plataforma está realizando estudios de sedimentación y contaminación para elaborar planes ambientales, buenas prácticas agrícolas, conservación de suelo y agua, entre otros en 7 fincas ubicadas en la microcuenca del rio Sisle, uno de los ocho afluentes que alimentan Apanás.

Con ello, se plantean aprender a gestionar de forma sostenible las fincas, documentar el proceso y con ello despertar el interés en los agricultores de la zona de replicar estos modelos y prácticas que podrían contribuir a la conservación del lago y al bienestar de la población.

La Facultad de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Universidad Nacional Agraria (FARENA – UNA) lidera esta iniciativa.

Estamos analizando las problemáticas de los productores, mapeando las fincas para que sepan cuánta área poseen y cómo aprovecharla. También, para los productores que cultivan café evaluamos cuánta cobertura de bosque realmente necesitan y las captaciones de carbono

Marcelo Villalobos Estudiante de la carrera de Recursos Naturales en el FARENA.

Los estudiantes me recomendarán sobre cómo organizar mejor mi finca y sobre cuanto suelo estoy perdiendo año con año en el área de mis cultivos porque aún no he sembrado ninguna barrera natural que detenga la pendiente” dice Azucena, productora y vicepresidenta de COOSPROJIN y participante con su finca en este pilotaje.

También, se les entregaron cocinas (eco fogones) para disminuir el uso de la leña y por lo tanto el despale.

“Con el eco fogón ahorro tiempo al cocinar, utilizo 80% menos de leña y ya no hay humo en la casa. No podría pedir más”, cuenta Azucena con entusiasmo.

Esta cocina ecológica funciona con materiales como piedra pómez como aislante térmico y para conservar mejor el calor.

En el exterior, son elaboradas con zinc o una mezcla de piedra pómez con cemento en forma de caja, todo acoplado a una chimenea como un sistema natural de extracción de humo. Sacando el humo del hogar. Mientras, en el interior están elaboradas de tal manera, que el humo interior mediante pequeñas entradas de oxígeno circule, provocando que la plancha de hierro que se coloca en la parte superior se caliente.

Marcelo es de San Juan del Sur, una ciudad costera al océano pacifico ubicada a seis horas de Jinotega. Es evidente que le apasiona lo que ha aprendido conviviendo con los agricultores del lado montañoso del país.

“En Managua necesitan estas hortalizas y lechugas. Existen muchos restaurantes, comidas rápidas… Sin agua suficiente aquí habría un cambio en los rubros porque hay cultivos que necesitan menos agua por ejemplo el frijol y el maíz. Esto afectaría considerablemente el consumo de hortalizas como las lechugas y repollos en la capital” dice.

La finca de don José María está ubicada en la zona de recarga hídrica de los ríos San Antonio de Sisle y Sisle, y es parte de este pilotaje.

Además de hacer uso de varias prácticas de conservación de suelo y de conservar el bosque, él nos dice que tiene claro que al desaparecer Apanás van a desaparecer las pequeñas fuentes hídricas de las fincas y eso podría significar que dejen de producir. “Si dejamos de producir ¿qué comerán en Managua? e igualmente, si allá no nos compran no podemos producir, todo está conectado” dice.

Para más información contactar a:

Guillermo Gutierrez
Guillermo Gutierrez
Project coordinator | Nicaragua