Ingresos dignos y su potencial para transformar los medios de vida rurales

Ingresos dignos y su potencial para transformar los medios de vida rurales

21/12/2022
Natalia Palomino
Natalia Palomino
Comunicaciones | Latinoamérica

Quienes vivimos en ciudades a menudo idealizamos la vida en el campo. Imaginamos una vida sin preocupaciones, donde el tiempo pasa más despacio y donde "la tierra provee". Sin embargo, la realidad rara vez está a la altura de nuestras expectativas.

En los países latinoamericanos, miles de agricultores familiares viven por debajo del umbral de la pobreza. Los elevados niveles de hambre y malnutrición, la precariedad de las viviendas y los riesgos que entraña la agricultura en el campo desafían hoy al sector público y privado. Pero con las soluciones vienen nuevos enfoques, y uno de los que hoy están al centro del debate es el de ingresos dignos.

¿Qué es un ingreso digno? ¿Cómo se calcula? ¿Por qué ha cobrado importancia para gobiernos, agencias de cooperación y empresas en las últimas décadas? Hablamos con Stephanie Daniels, miembro de la Junta Directiva Internacional de Rikolto y Directora del Programa de Agricultura y Desarrollo del Sustainable Food Lab, uno de los coanfitriones de la Comunidad de Práctica de Ingresos Dignos.

Stephanie forma parte del equipo de facilitación del Grupo de Trabajo sobre Ingresos Dignos Prósperos de la Organización Internacional del Café (OIC), que se ha comprometido a trabajar para cerrar la brecha de ingresos en todos los países productores de café de la OIC. Perú ha sido un país líder en el grupo de trabajo y la organización internacional encargó un estudio de referencia sobre ingresos dignos, con financiación de la industria cafetera, para determinar el umbral de ingresos que permite a una familia cafetera vivir dignamente.

En Perú, Rikolto fue una de las organizaciones que vinculó el estudio tanto a las cooperativas agrícolas como a los espacios multiactor en Cajamarca, la mayor región cafetera del país. Stephanie comparte con nosotros el estado actual de los trabajos sobre el ingreso digno a nivel mundial, y las soluciones, inversiones y sinergias que ha recogido de las partes interesadas en Perú y en el mundo.

¿Qué son los Ingresos dignos? ¿Cómo se relaciona con otros conceptos?

El concepto de ingresos dignos procede del de salario digno, pero se define para un hogar y no para un trabajador. Los agricultores son empresarios independientes y pueden obtener ingresos de muchas formas. Así pues, el concepto de ingresos dignos se refiere a los ingresos netos que una familia necesitaría para cubrir los costes de un nivel de vida básico pero decente. El nivel de vida decente lo definen los convenios internacionales sobre la calidad de la alimentación, la vivienda y los artículos no alimentarios y no relacionados con la vivienda, como la educación, la salud, el transporte y la ropa, con un margen para emergencias.

Tras comprender cuáles son los costes para alcanzar un nivel de vida digno, el aspecto más difícil de entender es el de la renta neta de los hogares agrícolas. Si se trabaja con caficultores, por ejemplo, hay que saber cuáles son los costes del cultivo del café, como los insumos, la mano de obra y el coste de la tierra. Lo ideal es conocer también el porcentaje de los ingresos totales que proceden del café, y tener en cuenta los ingresos netos procedentes de fuentes asociadas y no asociados a la actividad cafetera.

Una evaluación de la brecha de ingresos dignos calcula si los ingresos netos pueden permitir a los agricultores, teóricamente, cubrir el coste de una vida decente. El coste de la vida y los ingresos reales son dos caras de la misma moneda.

Ingreso digno es un concepto que forma parte de un medio de vida sostenible, porque un ingreso por sí solo no garantiza una buena calidad de vida. Por ejemplo, todo el mundo necesita tener acceso a una buena atención sanitaria, educación, buenas infraestructuras, igualdad de género, etcétera. Para las familias campesinas, no basta con disponer de medios monetarios, no sin un sector público que preste buenos servicios o una sociedad civil que apoye la labor de capacitación de las mujeres, por ejemplo.

¿Qué iniciativas para promover los ingresos dignos existen alrededor del mundo?

El término se utiliza sobre todo en sectores agrícolas con cadenas de valor formales, como el cacao, el café, la vainilla y el té. En el sector del cacao ha cobrado un gran impulso.

Por ejemplo, los gobiernos de Ghana y Costa de Marfil están trabajando en la fijación de precios mínimos en puerto y un precio diferencial adicional sobre el precio de exportación del cacao. Están negociando con toda la industria chocolatera para aumentar el valor entregado a los agricultores. Y en los últimos años se han fundado cinco plataformas en Bélgica, Francia, Alemania, Países Bajos y Suiza para reunir a la industria del cacao, la sociedad civil y los gobiernos europeos. Todas ellas tienen los ingresos dignos como un importante pilar de resultados.

El concepto de ingreso digno también está cobrando importancia en el sector cafetero. La Organización Internacional del Café (OIC) tiene una hoja de ruta 2020-2030, en la que la medición de la brecha entre ingresos reales e ingresos dignos es uno de los hitos para alcanzar la resiliencia económica y la prosperidad. La OIC está invirtiendo en estudios de referencia en ingresos dignos, estudios de los ingresos reales y análisis de la brecha de ingresos, además de apoyar a sus países miembros y a la industria para establecer asociaciones público-privadas con el fin de mejorar los ingresos.

¿Qué metodología se utiliza en los estudios sobre ingresos dignos? ¿Cuán fiables son los resultados?

Las organizaciones que forman parte de la Comunidad de Práctica de Ingresos Dignos han buscado diferentes metodologías para medir los puntos de referencia y los ingresos reales. En cuanto a lo primero, es consenso en la comunidad que la metodología del Instituto de Investigación Anker es la más sólida, por dos razones: la metodología se basa en décadas de trabajo de la OIT y la OMS, y el control de calidad central para la comparabilidad entre países.

Existen múltiples métodos para medir los ingresos reales, y el comité asesor técnico de la Comunidad de Práctica de Ingresos Dignos ha desarrollado una serie de recursos, pero varias organizaciones también están trabajando en la innovación y en nuevas herramientas.

Puedes consultarlas aquí

¿Quién está detrás de estos esfuerzos? ¿Qué papel desempeñan el sector público y el sector privado?

En la actualidad, los principales actores que impulsan los esfuerzos en materia de ingresos dignos son los gobiernos europeos, los donantes y la industria. Por ejemplo, el reciente estudio de referencia sobre ingresos dignos en Perú fue financiado por la industria a través de la OIC. La OIC contrató a los investigadores y las empresas activas en Perú no efectuaron ningún pago directo a ellos. Esta forma de trabajo eleva los estándares de rendición de cuentas.

Sin embargo, también es importante entender que los estudios sobre los ingresos dignos se basan en datos nacionales. Por ejemplo, el trabajo realizado por el gobierno peruano para medir los niveles de pobreza constituye la base del estudio sobre ingresos dignos en ese país. Como tal, es una metodología que cualquier gobierno que recopile datos económicos sobre su población puede aplicar.

¿Cómo utilizan los países y las empresas estos estudios?

Varios países están utilizando ya los resultados de los estudios sobre los ingresos dignos para trabajar en soluciones.

Por ejemplo, el Gobierno de Madagascar ha hecho referencia a un estudio sobre los ingresos dignos en su esfuerzo por suavizar la volatilidad de los precios para los cultivadores de vainilla. El Gobierno de México está iniciando una consulta en todas sus regiones cafeteras sobre los obstáculos para alcanzar ingresos dignos. Perú está buscando formas de vincular este concepto a su Plan Nacional de Acción del Café. Programas gubernamentales como los de Ghana y Costa de Marfil pretenden aumentar el precio y también crear un mejor sistema nacional de censo agrícola. Esto permitiría al gobierno prestar mejores servicios a los agricultores y también, idealmente, hacer un seguimiento del impacto económico del aumento de los precios.

Del lado de las empresas, por ejemplo, el Programa Acelerador de Ingresos de Nestlé utiliza transferencias monetarias condicionadas, mayores y mejores sistemas de dinero móvil y una asistencia técnica mejor y más específica para intentar mejorar los ingresos de los productores de cacao.

Los resultados de estos estudios alimentan diálogos entre múltiples partes interesadas. No sólo en sectores como el de la vainilla, el té, el cacao y el café, sino también para el algodón y el aceite de palma. Vemos que esto ocurre en varios países europeos, donde los consumidores empiezan a preocuparse aún más por el comercio justo, la deforestación y los derechos humanos, y los gobiernos sienten la necesidad de impedir la importación de productos vinculados a la deforestación y a la vulneración de los derechos humanos.

También hay un debate activo entre la sociedad civil, los gobiernos de países productores y la Unión Europea. El argumento es que los agricultores deben obtener ingresos dignos como una condición previa para evitar la deforestación y promover los derechos humanos. Esto es innovador, porque reconoce que los agricultores tienen que poder vivir bien antes de hacer las inversiones en sostenibilidad que les piden los compradores. Estamos dando la vuelta al debate sobre la sostenibilidad.

En el caso del estudio en Perú, ¿cómo se llevó a cabo? ¿Qué organizaciones participaron?

En Latinoamérica, los estudios de referencia de ingresos dignos de la OIC se están llevando a cabo en Perú, Honduras y México con el apoyo del Sustainable Food Lab y el Instituto Anker. Los sectores de café y cacao encargaron el estudio en Perú para investigar el coste de un nivel de vida digno: el coste de un nivel digno de alimentación, vivienda y productos esenciales no alimentarios y no relacionados con la vivienda, como la educación y la salud, con un margen para emergencias.

En Perú, el estudio se llevó a cabo en cuatro regiones consideradas representativas de todas las regiones productoras de cacao y café, incluso en lo que se refiere al coste de la vida. El Ministerio de Agricultura seleccionó las regiones. El PNUD apoyó el proceso y lo vinculó con el Plan de Acción Nacional para el Café Peruano.

Rikolto fue un socio clave para identificar a las partes interesadas, sobre todo en la región de Cajamarca, donde Rikolto trabaja con la Plataforma Multisectorial del Café de Cajamarca. Las cooperativas y los agricultores formaron parte de la investigación. En noviembre de 2022, el estudio se presentó al gobierno, a la industria y a la sociedad civil.

Recién se presentaron los resultados del estudio. ¿Cuáles fueron las reacciones de los agricultores, el gobierno y el sector privado?

Para presentar los resultados, mantuvimos reuniones con actores del sector privado, así como con el Ministerio de Agricultura peruano, la Cámara Peruana del Café y del Cacao, la Junta Nacional del Café, la Plataforma Multiactor del Café de Cajamarca, gobiernos regionales y municipales, y la Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo. Muchos de estos actores también están estrechamente relacionados con el trabajo de Rikolto en el país.

En general, la gente valoró positivamente la metodología. La pregunta de los agricultores era: ¿cómo utilizarán la industria y los donantes esta información para impulsar cambios reales en los ingresos de los agricultores?

Los temas que se plantearon en las consultas fueron que el país necesita un mejor sistema de datos para registrar variables de datos agrícolas básicos, como los costes de producción. Esto se planteó como una oportunidad real para unir esfuerzos entre los sectores público y privado para diseñar un sistema de datos sólido que permitiera para comprender los rendimientos reales de los agricultores, el tamaño de la granja, los costos de producción, etc., así como la necesidad de mejorar el acceso a la salud en las regiones remotas y de mejorar los débiles órganos de negociación a nivel nacional.

¿Qué recomendaciones y oportunidades de inversión se desprenden del estudio?

En primer lugar, que los distintos actores de los sectores café y cacao deberían transmitir un mensaje claro sobre los principales obstáculos y retos para los pequeños productores y los pilares clave de los planes de acción nacionales que necesitan colaboración e inversión.

En segundo lugar, los participantes destacaron la producción orgánica y agroecológica en Perú como una oportunidad para diversificar los ingresos de los agricultores, como ideas para generar pagos por servicios ecosistémicos y mercados de carbono, que deberían explorarse a escala. La industria (en particular las empresas net zero) debe invertir en ello, y se necesita un sistema internacional más sólido de pagos por carbono y ecosistemas para remunerar a los agricultores peruanos que cultivan café en sistemas agroforestales.

Y por último, disponer de datos claros sobre los costes de producción y los costes de la producción sostenible puede ayudar a las negociaciones entre cooperativas y compradores, y también a la promoción nacional de precios justos para el café y el cacao.

Contar con un sector agrícola organizado en términos de datos e investigación de calidad es una necesidad real para países que, como Perú, producen cacao y café. El sector privado tiene una oportunidad real de invertir, pero debe ser liderado por los actores nacionales. Los estudios sobre los ingresos dignos son fundamentales para cambiar el enfoque del debate de "qué necesitan los productores para producir" a "qué necesitan los productores para vivir dignamente".

Rikolto tiende puentes entre las organizaciones de pequeños agricultores, las empresas, las autoridades y otros actores de las zonas rurales y urbanas. Nuestro trabajo en red por el café de Cajamarca y otras regiones y plataformas garantiza la inclusión en la cadena de valor, el diálogo con los productores sobre soluciones para cerrar la brecha de ingresos dignos, y no sólo con las instituciones del sector correspondiente. En Perú, conectamos nuestro trabajo con actores nacionales y subnacionales de los sectores público y privado para construir un sector cacaotero y cafetero sostenible.

¿Quieres conocer más? Escribe a nuestros colegas

Napoleón Molina
Napoleón Molina
Director de Café para el Programa Cacao y Café Sostenible | Latinoamérica
Fausto Rodriguez
Fausto Rodriguez
Director de Cacao para el Programa Cacao y Café Sostenible | Latinoamérica