Jóvenes indígenas panameños convirtieron la crisis en una oportunidad

Jóvenes indígenas panameños convirtieron la crisis en una oportunidad

21/05/2021
Judith Vanegas
Judith Vanegas
Consultora de comunicación

Un grupo de jóvenes indígenas panameños Ngäbe-Buglé trasformaron la crisis en una oportunidad. “En el año 2020 en un año más que inusual debido al Covid 19, nos decidimos junto a un grupo de familiares a emprender desde cero en el cultivo de cacao bajo sistemas agroforestales” dice el joven indígena Bartolomé Abrego Baker de 36 años. El junto a 20 jóvenes crearon la asociación Ñobä (AÑOBÄ)- que significa cacao en idioma Ngäbe, la cual está en proceso de constituirse en la comunidad de Valle Junquito, ubicada en la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica, en provincia Bocas de Toro.

Los 20 jóvenes pertenecen a la etnia Ngäbe donde son fieles creyentes de la protección y conservación del medio ambiente, nos comparte Bartolomé. Para él, es preocupante ver como aumentan los proyectos (hidroeléctricos y de ganadería con tala de árboles) que impactan negativamente al medio ambiente y además han visto como la mayoría de los agricultores se están dedicando a la ganadería aplicando modelos no sustentables con el medio ambiente.

“La idea del grupo es motivar a más jóvenes a que se pueda rescatar la parte ambiental ante amenaza de deforestación con la ganadería extensiva, cultivando el cacao, porque se protege el medio ambiente y se puede obtener ingresos para la familia” agrega.

Previo a definir la iniciativa los jóvenes analizaron la problemática del calentamiento global a nivel mundial y decidieron que el cultivo del cacao en sistemas agroforestales brinda un sin número de beneficios, puede fortalecer la parte ambiental, aporta a la cadena alimentaria y es una alternativa frente al cambio climático.

En el cultivo de sistemas agroforestales de cacao se combina en la misma unidad productiva el cacao, como cultivo principal, en asocio con árboles maderables, frutales, musáceas, entre otros.

Con la iniciativa, los jóvenes están transformando 10 fincas, en parcelas con sistemas agroforestales de cacao. Establecerán 10 hectáreas de cacao en asocio con árboles maderables, plátanos, primitivos, tubérculos, etc. para generar ingresos a corto plazo. Asimismo, realizan la renovación de 4 fincas más, todas ubicadas en Valle Junquito, corregimiento de La Gloria, distrito de Changuinola, Provincia de Bocas del Toro, Panamá.

Estos emprendedores tienen más de 11,000 plantas sembradas en viveros en cada una de las fincas, en febrero de este año iniciaron el trasplante de los plantones de cacao al campo. En julio del 2020 establecieron las plantas de cacao en vivero y empezaron con la preparación del terreno, el trazado y estaquillado.

Bartolomé indica que 5 fincas las están trabajando en densidad de 4x4 metros y 5 fincas en sistemas de 3x3 metros entre bolillos para ver la diferencia. Su objetivo es establecer en cada hectárea 1150 plantas de cacao nuevos que luego serán injertados directamente en campo con materiales locales de algunos productores de la comunidad que tienen cacao resistente a las enfermedades y es altamente productivo.

La joven Vielka Abrego, una de las 12 mujeres involucrada en la iniciativa, señala que tienen ya un año de estar trabajando todos los domingos y días libres en las 10 parcelas.

“Estamos haciendo todo con nuestros propios recursos porque somos el presente y el futuro, para cuidar el medio ambiente, aprovechar los recursos que ya tenemos, la tierra y continuar con la labor de nuestros padres y abuelos” agrega.

Bartolomé además está aportando con sus conocimientos y la experiencia obtenida en la Cooperativa de Cacao Bocatoreña (COCABO R.L.) en la cual labora. Él ha apoyado a los jóvenes emprendedores con capacitación y asistencia técnica en: establecimiento de vivero, preparación de abono orgánico, fincas agroforestales, podas de cacao, control de enfermedades, entre otros temas.

Bartolomé actualmente cursa el Diplomado Manejo Integrado de Cacao, que imparte el Centro de Capacitación, Innovación y Producción Popayán Priva de Guatemala del 11 de mayo al 29 de junio. Él es uno de los 16 jóvenes de los ocho países de Centroamérica y República Dominicana que fueron becados 100% por el Proyecto Gestión de Conocimiento de la Cadena de Valor del Cacao en Centroamérica (GESCON) que implementa Rikolto con el financiamiento de la Agencia de Cooperación Suiza para el Desarrollo (COSUDE).

“El diplomado va a enriquecer mis conocimientos para compartirlos y ponerlos en práctica con el grupo de jóvenes emprendedores. Los temas que se van a impartir como: post cosecha, el establecimiento de vivero, técnica de injerto, entre otros, serán de gran utilidad para nosotros. En junio estaré ya entrenando a los 20 jóvenes en el tema de injerto con el material del diplomado” dice Bartolomé.

Los jóvenes tienen previsto trabajar todo orgánico. Ellos mismos van a elaborar el abono orgánico con los residuos de la finca.

Vielka indica que a futuro cuando la Asociación Ñobä esté constituida, tienen previsto realizar tours o recorridos en las plantaciones de cacao en cada una de las fincas, el proceso del cultivo de cacao y del procesamiento del chocolate orgánico.

Bartolomé continúa planificando la labor de campo que realizará este domingo con los jóvenes indígenas en Panamá y a pocos minutos de ingresar a la clase del diplomado sólo reitera que ellos desean mostrar a otros jóvenes que son el presente y que con los sistemas agroforestales de cacao se puede mitigar otra pandemia más, la climática y generar ingreso para las familias.

¿Quieres saber más del programa de gestión del conocimiento en la cadena de cacao para Centroamérica? contacta a:

Ninoska Hurtado
Ninoska Hurtado
Coordinadora de programa | Nicaragua