¿Puede una Taza mejorar el café peruano?

¿Puede una Taza mejorar el café peruano?

29/10/2019
Natalia Palomino
Natalia Palomino
Comunicación y gestión de fondos | Perú y Ecuador

La tercera edición de la Taza de Excelencia en Perú hizo historia por tres motivos. Se trató de la primera edición realizada en una región cafetalera (Cajamarca). Premió por primera vez con la puntuación más alta a una mujer caficultora. Por último, sorprendió a su audiencia identificando entre los primeros lugares un total de seis cafés de categoría presidencial (90 puntos en taza o más), una rareza aún en competencias de alto nivel en el mundo del café.

La conjugación de estos tres eventos llamaron la atención de la industria de café a nivel internacional, empresarios y autoridades convocados al evento de premiación que tuvo como consigna revelar la lista de los mejores cafés del Perú. ¿Qué hay más allá de la premiación? ¿Cómo ha impactado la competencia en los últimos tres años? Te lo contamos todo a continuación.

Premiando la Excelencia

Hasta hace un par de décadas, la práctica extendida de mezclar cafés de diversas calidades y orígenes impedía el acceso del café latinoamericano a mercados de alto valor, como los mercados internacionales de cafés especiales. La Taza de la Excelencia se creó en respuesta a ello, explica Erin Wang, Gerente Senior de la Alianza para la Excelencia del Café (ACE), organización detrás de esta competencia que se realiza en 12 países actualmente.

"La Taza nace como una iniciativa de varias organizaciones para aumentar la trazabilidad de la cadena. La idea es premiar buenos cafés, descubrir las regiones y las fincas donde se trabaja mejor, acercando al comprador directo."

Erin Wang Gerente Senior de la Alianza para la Excelencia del Café (ACE)

Desde 1999, la competencia ha sido pionera en promover la integridad y transparencia en la industria del café, asegurando el valor de los cafés ganadores alrededor del mundo. En el año 2017, la Central de Café y Cacao fue la organización responsable de organizar la primera Taza en Perú, con Rikolto como aliado estratégico. Desde entonces, han transcurrido tres ediciones.

A cada muestra que ingresa al proceso de la competencia se le asigna un número conocido solo por el auditor para cada competencia, y cada miembro del jurado cata los cafés incógnitos. En cada país, existe una etapa con jueces nacionales y otra con jueces internacionales. Al finalizar la competencia, se crea una subasta que ayuda a poner en contacto a los compradores nacionales e internacionales con los mejores cafés.

En la diversidad está el gusto

Fueron 209 las muestras participantes de la edición peruana este año. Tras una nueva evaluación a cargo de expertos catadores, clasificaron 39 a la etapa internacional de la competencia, en la que fueron nuevamente catados por jueces internacionales procedentes de Asia, Latinoamérica, Norteamérica y Europa, expertos en cafés de alta calidad.

Para John Thompson, juez líder de la competencia, el café orgánico puso al país en el mapa de los catadores: Perú es el segundo exportador de café orgánico del mundo. Sin embargo, lo que capturó el interés de los compradores internacionales fue el amplio potencial para cafés especiales, determinado por una variedad de regiones y microclimas del territorio peruano.

“Los cafés peruanos son como un arco iris de sabores. Hemos encontrado cafés con cuerpo, otros delicados, casi como tés, y otros muy clásicos. Esta diversidad es debido a la existencia de varias regiones cafetaleras y microclimas que hacen que se obtengan distintos resultados. Es allí donde los productores peruanos tienen la oportunidad de diferenciarse del resto del mundo."

John Thompson (Reino Unido) Juez líder de la competencia

En agosto de este año, el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Edgar Vásquez, señaló que anualmente se incrementa el número de consumidores que optan por cafés 100 % orgánicos y de especialidad, y que esta tendencia debe ser aprovechada para afianzar el posicionamiento en el mundo de la bebida peruana de especialidad bajo la marca Cafés del Perú. Asimismo, las ventas de una región destacan del resto: Cajamarca exportó el 37% de la oferta peruana de cafés, liderando el ranking hacia el exterior, señala en comunicado PromPerú.

Impacto a nivel nacional

La competencia fortalece el consumo interno de cafés calidad, lo cual es evidente en el aumento de las denominadas cafeterías de especialidad a nivel nacional, explica Geni Fundes, coordinador general de Taza de Excelencia Perú. Por otro lado, aumenta notablemente el valor percibido del café peruano para compradores internacionales, a través de espacios como la subasta. En años anteriores, los ganadores de la competencia peruana (participantes en la subasta), vendieron su café por encima de $700 el quintal (siete veces más que en la bolsa de Nueva York). Estos resultados, unidos a la opinión de jueces internacionales de renombre, marcan una ruta clara que debe seguir el sector cafetalero peruano para potenciar la oferta de cafés especiales.

“Esta competencia es importante porque mejora la imagen del café peruano en la industria de cafés especiales en el mundo. De hecho, las exportaciones de cafés especiales se han incrementado de 7 a 45 millones de dólares entre el 2016 y el 2018 y sigue en crecimiento."

Geni Fundes Gerente General de la Central de Café y Cacao

El impacto en la vida del productor también es notable, ya que le permite potenciar con los recursos de la subasta su unidad productiva y notoriedad ante compradores internacionales a los que de otro modo podría no tener acceso. En entrevista con Rikolto, el ganador de la primera edición, Juan Heredia, afirma que luego que desde ese año recibe visitas de clientes, de Japón, EEUU, Finlandia, Corea del Sur y Suecia. Para Grimanés Morales, ganadora de este año, la competencia le da la oportunidad de poner en valor su papel como mujer cafetalera: "Las mujeres cafetaleras sí sabemos cultivar buen café”, relató a medios.

Impacto regional en zonas cafetaleras

A lo largo de sus tres ediciones, la Taza de Excelencia peruana ha incrementado el número de ganadores. De 18 en el 2017, a 23 seleccionados en el 2018, llegando a 21 cafés declarados ganadores en el 2019 al obtener más de 87 puntos en taza. A través de la competencia se viene alentando la producción de cafés de especialidad, así como su calidad, en más zonas del país.

Cajamarca es la región que más seleccionados ha brindado a la Taza de Excelencia desde su primera edición en Perú. Solo este año, un total de 16 competidores fueron de la región de Cajamarca, es decir, el 41% del total de los mejores caficultores del Perú. Para llegar a los altos puntajes revelados en la competencia, las organizaciones cafetaleras de la zona han renovado en los últimos años sus estructuras internas e incorporado cada vez más a jóvenes en áreas que exigen profesionales. Estas áreas son una condición que permite a la organización negociar mejor con los clientes y ofrecer el café a precios más altos.

"La competencia impulsa que los jóvenes profesionales sean el motor de la innovación empresarial en la cadena de valor del café. Las cooperativas los han incluido en áreas clave como cata, imagen y agricultura ecológica, desde donde el reto de trabajo es intergeneracional."

Lith Montés (Perú) Coordinadora de Proyectos de Café en Rikolto

La Taza de Excelencia inspira la competitividad en el sector cafetalero, en busca de los cafés de mejor calidad. "A partir de eventos como este, vemos un campo despierto, con ganas de hacer las cosas bien y de trabajar de forma conjunta", añade Montés. A la par del apoyo a la competencia, Rikolto viene apoyando la mejora de procesos en las cooperativas cajamarquinas, relevo generacional y profesionalización del sector a través de diversas iniciativas que hoy hacen posible su triunfo en mercados internacionales. "Hoy, hasta un 70% del cuerpo profesional de una cooperativa cajamarquina de café moderna es joven", señala la experta.

La premiación de la competencia Taza de Excelencia 2019 se dio el pasado 25 de octubre, durante la IV Feria Internacional de Cafés Especiales (FICAFÉ). Al finalizar el año, compradores y productores ganadores participarán de la subasta de la Taza de Excelencia Perú 2019. Los altos niveles de calidad de este año elevan las apuestas para el último gran acto que se llevará a cabo en la capital peruana, Lima, este 5 de diciembre.