Agroecología y juventud: abriendo nuevas oportunidades de negocio en Ecuador

Agroecología y juventud: abriendo nuevas oportunidades de negocio en Ecuador

17/03/2021

En la localidad de Pedro Moncayo ubicada a 60 kilómetros al norte de Quito, capital de Ecuador, Rikolto identificó un grupo de agricultores dispuestos a modernizar su negocio para generar más ingresos no solo respetando los limites de la naturaleza sino que honrándolos.

Una comunidad empoderada sobre producción y consumo de alimentos saludables, e interesada en abrirse nuevos espacios de comercialización con una marca que los respalde son algunos de los efectos del trabajo de Rikolto junto a la Unión de Campesinos Pedro Moncayo, UCCOPEM durante tres años.

“Logramos que mucha más gente se anime a tomar este camino que iniciamos con Rikolto, creer que de alguna manera los agricultores pueden alcanzar una mejor calidad de vida con los ingresos de la producción, tal vez no como quisiéramos, pero sí, siendo solidarios y recíprocos con la naturaleza y nuestros productores”, dice María Elena Quimbiamba, entonces vicepresidenta de UCCOPEM y lideresa juvenil, recientemente electa como presidenta de la organización para el periodo 2021-2024.

María Elena Quimbiamba, recientemente electa como presidenta de UCCOPEM para el periodo 2021-2024.

Para abrir nuevos espacios de comercialización para la unión de campesinos, Rikolto acompañó el desarrollo de la marca Yachik, que conllevó seguimiento a través de asistencias técnicas para mejorar la producción, postcosecha, acopio y despacho de los productos al mercado o hacia nuevos clientes.

Los productores, además, recibieron capacitación para implementar prácticas agroecológicas que proponen modos de producción, transformación y consumo, respetuosas de la diversidad natural y social de los ecosistemas locales.

"... Creer que de alguna manera los agricultores pueden alcanzar una mejor calidad de vida con los ingresos de la producción, tal vez no como quisiéramos, pero sí, siendo solidarios y recíprocos con la naturaleza.."

Tanto en la construcción de la marca Yachik -que en quichua significa sabor- como en cada etapa hasta llevar al mercado los productos para su comercialización, se trabajó de manera colectiva y participativa involucrando directamente a los miembros de la comunidad.

Yachik, más que una marca… una experiencia

Previo a iniciar la aventura de comercializar sus productos se trabajó en diagnosticar las fincas potenciales ya que existían algunas con excelentes productos hortícolas y otras, que requerían mejorar algunas prácticas de cultivo con bioinsumos o controlar enfermedades en algunas especies.

Mientras tanto en la capital ecuatoriana, se efectuó una búsqueda de potenciales clientes interesados en consumir productos agroecológicos, descubriendo a dos restaurantes que adquirieron hortalizas; una pizzería que, además, abrió sus puertas para establecer un punto de venta y también un colegio que solicitó canastas de productos orgánicos para sus profesores.

Por el volumen y su visión de contar con una feria ciudadana, otro espacio importante de comercialización -que permitió en su pico más alto una venta de 1.500 dólares en una sola jornada- es que surgió una alianza con el Ministerio de la Producción, en el que agricultores de dos organizaciones ofertaron alimentos saludables todos los viernes.

El apoyo de Rikolto fue esencial. Financió el proyecto y lo fortaleció desde varios frentes, desde la parte contable brindó herramientas tecnológicas; para la comercialización entregó insumos para las ferias, aportó en la logística, contrató una responsable comercial. También en la parte de mercadeo digital involucró a jóvenes para la gestión de redes sociales y fomentó la producción agroecológica

Lizeth Barriga Responsable comercial de UCCOPEM.

Nací en el campo y aquí me quedo.

“Aquí tengo todo lo que quiero, lo que me hace feliz”, señala Cristina Toapanta de 32 años, quien desde hace mucho tiempo sueña que su parcela sea sostenible para que ella y su familia puedan vivir tranquilos.

“Nací en el campo, mis papás son agricultores y he visto su trabajo y lo sacrificado que es. Me quedo en el campo por mis raíces. Están aquí. Papá y mamá me han enseñado desde cuidar la tierra, las semillas, los animales, las plantas. Ellos han sido mi inspiración (…)”, indica esta joven agrónoma, productora de UCCOPEM.

De sonrisa fácil y un entusiasmo a toda prueba, puntualiza que la presencia de Rikolto y de cada uno de los técnicos le dejaron varios aprendizajes y ampliaron su visión respecto a la agroecología, ya que no solo se trata de producir y consumir productos libres de químicos: “es un estilo de vida, una forma de vida más saludable y justa que inicia con un proceso de transformación personal y que se expande a toda la comunidad” precisa.

Además, destaca las diferentes técnicas que incorporó en la producción, como incluir árboles frutales, nuevas especias y, sobre todo, la planificación de las siembras que es básica para mejorar el control de manera ordenada. Lo que, reconoce, les permitió enfrentar la pandemia con una cosecha que surgió paulatinamente.

“Nací en el campo, mis papás son agricultores y he visto su trabajo y lo sacrificado que es. Me quedo en el campo por mis raíces..."

Además, destaca las diferentes técnicas que incorporó en la producción, como incluir árboles frutales, nuevas especias y, sobre todo, la planificación de las siembras que es básica para mejorar el control de manera ordenada. Lo que, reconoce, les permitió enfrentar la pandemia con una cosecha que surgió paulatinamente.

María Cristina recuerda con cariño las mingas -una tradición de trabajo colectivo y voluntario de utilidad social común en Latinoamérica- porque considera que fortalecieron lazos entre todos y “resultaron mejor que un chat de WhatsApp”, comenta entre risas, porque durante las restricciones de movilidad a causa de la pandemia por COVID-19, los productores recordaban quién había sembrado qué y así lograron diversificar y atender pedidos en ese período.

Conoce la historia de Cristina y de las familias agricultoras de Pedro Moncayo en este video.

La cosecha

María Elena considera que la feria que atiende los fines de semana en Pedro Moncayo cobró vida. Relata que resultó motivante constatar cómo una fila de taxis y camionetas se apostaban en los alrededores del mercado local para transportar a consumidores y productores.

Y precisa que es resultado de la gestión realizada con Rikolto. La organización campesina incorporó acciones de comunicación y difusión, el uso de nuevas tecnologías y desarrolló un plan de medios en espacios locales.

Además, mantiene incentivado a un grupo de más de 50 jóvenes que están interesados en conocer más sobre nuevas formas de cultivo orgánico, un paso más para fomentar el relevo generacional.

Lizeth también comprobó que la marca está presente y viva porque en los meses más críticos, en medio del confinamiento por COVID-19, entre abril y mayo 2020, se vendieron 1.200 dólares semanales en canastas orgánicas que eran requeridas desde diferentes ciudades.

La marca Yachik es visible y para sostenerla es necesario impulsar una campaña de mercadeo o comunicación, diversificar los productos que se ofertan, concretar algunas certificaciones, capacitar a los productores en temas relacionados con atención al cliente y solucionar los costes de transporte que aún siguen siendo un cuello de botella.

“El campo nos enseña a valorar más la vida, a entender que, si no comenzamos a cultivar nuestros alimentos y a cuidar lo que tenemos alrededor, es imposible subsistir bajo el sistema de producción actual”, concluye María Cristina.

¿Quieres saber más de las acciones de Rikolto para tranformar el sistema alimentario de la ciudad de Quito? escríbeme en mi LinkedIn o conversemos via email.

Nataly Pinto Alvaro
Nataly Pinto Alvaro
Directora de Programa Sistemas Alimentarios Sustentables y Resilientes | Ecuador

Colaboración: Redacción: Isabel Proanio - Consultora de Comunicación | isabelproaniorivera [at] gmail.com | Edición y estilo: Natalia Palomino - Comunicadora de Rikolto - natalia.palomino [at] rikolto.org, Selene Casanova - Comunicadora de Rikolto - selene.casanova [at] rikolto.org | Revisión: Nataly Pinto - Directora del Programa de Sistemas Resilientes y Sostenibles (SAS) de Rikolto - nataly.pinto [at] rikolto.org.