¿Por qué la pausa del Covid 19 no aplica a lago en Nicaragua?

¿Por qué la pausa del Covid 19 no aplica a lago en Nicaragua?

16/05/2020

En Managua, 3 de cada 10 personas han perdido su principal fuente de ingresos debido a los efectos del Covid 19, de acuerdo a un informe presentado por una empresa de investigación de mercados y estudios económicos este mes de mayo. Mucho se especula que “la situación empeora rápidamente” sin embargo, aún no se cuenta con cifras oficiales y mucho menos sobre el avance en zonas rurales.

“La población aledaña al lago de Apanás en Jinotega, manifiesta que es la gente de la ciudad quien trae el contagio” cuenta Norvin Palma, coordinador de proyectos de La Cuculmeca, organización no gubernamental que trabaja por los derechos humanos y el medio ambiente, según un sondeo que realizaron en 18 comunidades ubicadas en los alrededores del lago.

“Las familias nos decían que ellos ya están distanciados pues sus casas se separan entre si al menos entre 500 y 600 metros. 'Si vienen a visitarnos siempre utilicen mascaras' le dijeron a una de nuestras compañeras durante las entrevistas” dice Norvin, quien también es coordinador del grupo multiactor MASLAGO y representante de la Cuculmeca, socio de Rikolto en esta plataforma.

Conoce la historia detrás del grupo de organizaciones que luchan por la conservación y sostenibilidad de Apanás en este video.

La plataforma multiactor por la sostenibilidad del lago Apanás, MASLAGO, fue creada por Rikolto en el año 2017 y a la fecha ha logrado aglutinar a unas 20 organizaciones entre cooperativas hortícolas, universidades, ONGDs, empresas privadas, y la comunidad indígena que habita en su mayoría los territorios lindantes de Apanás.

El espacio nace para responder a la amenaza inminente de desaparición del lago en la próxima década debido a la sedimentación, la deforestación sin control y las prácticas agrícolas perjudiciales que se aprecian en sus alrededores.

El embalse artificial declarado sitio RAMSAR por su biodiversidad actualmente concentra el cultivo del 60% de las hortalizas de mayor consumo en el país. Se espera que la escasez de agua cause desempleo y que la disponibilidad de vegetales se vea comprometida. Esto, a su vez, resultaría en una dieta menos sostenible y diversa para los consumidores urbanos y rurales.

Comunidades preparándose

MASLAGO se ha mantenido activo, y como efecto de la crisis del Covid -19 dentro del grupo se han realizado ajustes para atender las necesidades de la población.

“Para sobrellevar el aislamiento mejor nos dedicamos a trabajar en nuestra parcela, ahorita estamos en periodo de limpieza de la tierra, mientras esperamos la lluvia de mayo” comparten los agricultores a pequeña escala que mantienen sus cultivos de repollo o lechugas bordeando la costa de Apanás, personificando la frase “los agricultores no paran”.

“Para responder a una potencial crisis alimentaria, queremos apoyar la diversificación de cultivos de las familias de hortaliceros. Junto a las cooperativas Coosempoda y Coosmprojin, integrantes de MASLAGO, estaremos colaborando con asistencia técnica y fondos para cultivar frijol” explica Guillermo Gutierrez, coordinador de proyecto de Rikolto.

"Se espera que participen unos 400 agricultores y la meta es cultivar 600 hectáreas de tierra, lo que a la vez les proveería de más ingresos económicos en un contexto donde el consumo de vegetales ha bajado" explica Guillermo.

Para Norvin el trabajo de organizaciones como La Cuculmeca, la Asociación Infantil Tuktan Sirpi, las mismas cooperativas y más entidades miembros del grupo MASLAGO, ha contribuido a que en las comunidades exista un modelo empírico de respuesta comunitario al Covid-19.

"Necesitamos que la niñez también este informada para tomar medidas preventivas ante el Covid- 19 desde su casa y en la escuela, por eso visitamos colegios, les llevamos información y elaboramos murales educativos con las niñas y niños.

Algunos se los llevaron para promoverlos en su barrio”, dice Ana Herrera de la Asociación Infantil Tuktan Sirpi.

Aprende más sobre sobre los héroes de la alimentación

“Ya tienen mapeados los vehículos y las personas que realizarían los traslados de las zonas rurales a los centros de salud en caso de que alguien resulte enfermo. Además, de tener localizadas a las familias en situación de extrema vulnerabilidad que necesitarían apoyo como paquetes de comida” dice.

¡A reforestar Apanás!

Este año MASLAGO estaría iniciando con la implementación de los planes de manejo de fincas diseñados el año pasado. La Universidad Nacional Agraria (UNA), parte del grupo estuvo liderando esta actividad que comprende actividades de reforestación y de conservación del suelo en las parcelas de 8 familias de agricultores.

La idea es que entre los miembros de las cooperativas se intercambien las buenas prácticas y poco a poco ir impulsando este cambio de actitud y de prácticas.

"Los que visitan mi finca siempre me dicen lo hermoso que es este paisaje", dice José María Torres, tratando de ocultar su orgullo. La finca de don José María está ubicada en la zona de recarga hídrica de los ríos San Antonio de Sisle y Sisle, y es parte del pilotaje de las fincas modelo de MASLAGO.

Además de hacer uso de varias prácticas de conservación de suelo y de conservar el bosque, él tiene claro que al desaparecer Apanás van a desaparecer las pequeñas fuentes hídricas de las fincas y eso podría significar que dejen de producir. “Si dejamos de producir ¿qué comerán en Managua? e igualmente, si allá no nos compran no podemos producir, todo está conectado” dice.

Conoce más sobre José Maria y las fincas modelo

Las lluvias inician pronto en Nicaragua y aunque muchas actividades están en pausa las cooperativas hortícolas continúan trabajando. La cooperativa Coosempoda liderará una campaña de reforestación entre sus socios de 1,000 plantas de las especies guaba negra, piskin y nogal, para contribuir con la protección de las fuentes de agua en las fincas de la cooperativa, y por ende con los rios que alimentan el espejo de agua de Apanas.

Otra acción en la que participa MASLAGO es la campaña de comunicación "Mediante la higiene, prevenimos el COVID-19" dirigida a las comunidades rurales. La iniciativa es liderada por la Red de Agua y Saneamiento (RASNIC) y varias organizaciones socias de MASLAGO, que están uniendo esfuerzos para promover el uso de agua segura y prevenir el contagio.

El Libro: ¿Qué comeremos mañana? Entre marzo y agosto de 2019, tres periodistas de la revista Eos Tracé visitaron las ciudades asociadas al programa Sistemas Alimentarios Sostenibles y Resilientes (SAS) de Rikolto en Latinoamérica. Durante estas visitas entrevistaron a más de 130 personas y descubrieron iniciativas que hacen accesibles al ciudadano alimentos más seguros, saludables y sostenibles. Este libro presenta las historias de nueve ciudades de Vietnam, Bélgica, Tanzania, Indonesia, Ecuador, Honduras y Nicaragua.

Descargá tu copia del libro

Para más información sobre el programa contactar a:

Guillermo Gutierrez
Guillermo Gutierrez
Project coordinator | Nicaragua

Redacción y edición:

Selene Casanova
Selene Casanova
Communications | Latin America & International